miércoles, 4 de noviembre de 2009

La derecha contra el gasto social

A veces me gusta saber qué piensa el "enemigo". Es un ejercicio muy saludable que me permite reforzar buena parte de los elementos de mi discurso y, cómo no, sacar punta a otros menos consistentes y que lógiamente no son verdades absolutas. En cualquier caso, la búsqueda de esos pensamientos no los puedo encontrar en el PP, demasiado liado en sus cuitas internas, nunca bien resueltas y que pasan por Gürtel, Gallardón, Valencia, Cobo, la Marquesa y un personaje homófobo al que se le remueve la laca tras ell ridículo espantoso cometido en versión 2.0 y al que todavía no se le ha ocurrido pedir perdón por sus patochadas en Red.


Pues bien, ya que del PP no saco nada en claro, acudo a sus corifeos que facilitan bastante las cosas. Suelo aterrizar en Intereconomía, la cuál quiere ocupar un nicho -nunca mejor dicho- en el ala más radical de la derecha patria. Por la tarde emitían un programa llamado "La Tertulia" que permite, como en el blog de "Príncipe del Flequillo", mensajes de los indignados españolles de bien, preocupados por el devenir de la sacrosanta España en manos de los incultos hombres y mujeres de izquierda.

Pues aún no salgo de mi asombro cuando alguno de los tertulianos, cuyo nombre no pretendo recordar, decía que un paro de más de 4 millones no ha provocado una Revolución, algo a lo que animaba, por culpa de las políticas sociales, que actúan con un efecto narcótico. Toma del frasco, Carrasco. El Estado del bienestar adormece a la ciudadanía, por lo que, he de imaginar, hemos de acabar con las prestaciones sociales, si queremos una sociedad despierta. Ya se sabe que el hambre agudiza el ingenio.

Dicho ese comentario, el sms en pantalla no tardó en llegar: En España hay tanto fraude fiscal porque no se quiere pagar a tanto vago. Ya sabeís. En España hay 4 millones de vagos que han deseado, así, por las buenas, dejar de trabajar para que Zapatero hunda al país. Y digo, con esta derecha, ¿quién necesita circos?

7 comentarios:

Cosechadel66.es dijo...

Ni payasos...

Carpe Diem

Bomarzo dijo...

Con todo el respeto del mundo a los payasos, que no merecen tal comparación, jejeje.

Juan dijo...

Este gentecilla vive en una contradicción permanente.. ¡ni contigo ni sin ti!

Bomarzo dijo...

Juan, es lo que tiene carecer de discurso social.

Anónimo dijo...

Tengo un amigo que cada mañana oía la COPE para sacar la "mala leche vital" necesaria para aguantar el día. Veo que vas por el mismo camino.
Un abrazo,
Rigoletto

Mangüel dijo...

Unos carecen de discurso social, otros se creen su propio discurso.

Bomarzo dijo...

Mangüel y los que se lo creen y lo llevan a cabo.