martes, 3 de noviembre de 2009

Güemes y su diccionario homófobo.

Ayer hablaba con Ana y le decía que la campaña que había iniciado en Twitter contra el Consejero de Sanidad del gobierno de Madrid, lo único que lograría era acrecentar el ego de un tipo de ese calado. Y qué me ha gustado equivocarme. Ana y un puñado más de gente ha conseguido que las manifestaciones claramente homófobas del señor Güemes desaparezcan de su página.

Hace unos instantes he leído en el blog de Reyes Montiel que el hecho de que el "bien peinado" consejero haya eliminado parte de los contenidos de su bitácora impide que se sepa cómo piensa realmente un miembro del Gobierno de la Marquesa. Y yo me he dicho, qué razón tiene Reyes. Impidámoslo. A ello vamos.

Si pincháis aquí os deleitaréis con las "delicatesen" de este hombre que parece haber perdido el seso consumido por la laca.

2 comentarios:

Galleto dijo...

Cuanta mierda se puede escribir... y mucho me temo que esto no tendrá ninguna repercusión. Este personajillo seguirá escupiendo gilipolleces sin resentirse. Vaya partido el de la oposición.

Anónimo dijo...

Mi hijo me ha puesto el vídeo y eso lo podemos hacer nosotros en una taberna, pero no un político en un parlamenteo autonómico. ¿Cómo llegan a esto y encima sus mariachis se lo ríen y aplauden? ¿Qué concepto tienen estos de lo correcto, del decoro, de lo que se puede hacer y lo que no? Panda de tarados.
Rigoletto