miércoles, 6 de mayo de 2009

Cuaversos de Bitácora (XXVII). Evidencias.

Vamos con la edición XXVII de los Cuaversos.

Deslías
tus labios enrollados
sobre mi boca reseca
de esfuerzos.

En mis papilas
aún descansa tu sabor
exhausto.

Recoges los restos esparcidos
por la ceniza de tu cuerpo
en unas sábanas
de mirada fría
y voz casi rota.

Sobre tu piel
apenas estrenada,
prenden las etiquetas
dibujadas
por el humo de un cigarro.

Así, vestida,
veo las razones
por las que sueño tu desnudez.

Así, yéndote,
comprendo por qué me duele el alma
aprisionada en la bisagra
de una despedida.

12 comentarios:

Galleto dijo...

Inspirador como siempre. Enhorabuena.

Nefer dijo...

El poema está genial pero yo hoy estoy anti-amor, con mi Manifiesto.

Besillos

Bomarzo dijo...

Gracias, Galleto.
Yo no lo firmo, Nefer.

Anónimo dijo...

LLUEVE Y ES QUE ES MAYO DULCE SEÑORA


Madre de traje blanco, azul y rojo,
Madre Bandera Patria-
que animaste la familia y la hiciste sagrada,

Madre que encarnas tierna
en tus manos juntas la fe cambiante,
a veces traicionada
de esta tierra triste.



Madre del llanto solo, dolorosa,
madre de luto en viernes de primavera
en mi lejana infancia,
madre clavada de puñales como negro acerico,
quinta angustia en tu ansia de cuchillos siete
si es que la angustia contarse puede en números cardinales
u ordinales
y ponérsele número y nombre y apellido.
Madre de luto como tantas madres de la Patria y el mundo.



Madre de dulce amparo sin tropiezo ninguno,
marinera madre,
madre fluvial en el correr de ríos,
marina madre en el crecer de olas,
madre de puentes que conducen a la orilla segura.



(Madre carnal como tú, madre del hijo
que regresa a medianoche
y que espera sentada en mecedora sin
ruido de balances
para sentir el golpe de la silla
que atranca la puerta de llegada,
madre carnal como tú que visitas
las prisiones injustas para abrazar al hijo,
madre carnal que como tú que cubres
con un beso húmedo el correcto reproche;
madre carnal como tú sin tu pureza
y el seguro sentido de tu dolor
lleno de fe y espera...

¡Arropa con tu manto a tanta madre triste!).

Anónimo dijo...

Que te voy a decir q no te haya dicho ya. Está muy bien. Unas imágenes muy buenas. Un placer leer siempre estos poemas.

Claro

Bomarzo dijo...

Anónimo, poema a la Soledad de San Jerónimo? Gracias por participar...
Claro, el placer es mío al verte por aquí.

Anónimo dijo...

Bo, mira que te lo trabajs. Te están saliendo poemas muy buenos últimamente.
Rigoletto

Anónimo dijo...

Literatura Dominicana: Maximo Aviles Blonda, LLUEVE Y ES QUE ES MAYO DULCE SEÑORA

Mj dijo...

Es Evidente, amas.
Besos, del Sur

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Vaya horas a las que llego. Hay que sentir muy fuerte el amor para poder expresarse de esa forma.

El jardín en primavera efervescente.

Anónimo dijo...

Me encanta la agudeza de MJ: es que la chica lo vale.
Rigoletto

Bomarzo dijo...

Como siempre, gracias.