miércoles, 14 de enero de 2009

Cuaversos de Bitácora (XI). Si...

Décimo primera edición de los cuversos para un servidor. Una más para el resto. Doce semanas. Tres meses. Se podría decir que está consolidada. Además,gracias a los cuaversos, en mi caso, he llegado hasta MJ y Gregorio. Lo cual es de agradecer. Vamos con el poema de hoy.

Si tú no fueses quien eres.

Si yo fuese otro.

Si nuestras vidas se dibujaran
al contrario
y nuestras manos no quedaran
en las de la distancia.

Si tus palabras supieran de mí
y nuestros labios no fuesen extraños
paralelos hasta el infinito.

Si hoy tú, sentada frente a mí,
siguieses el mismo camino
trazado por mis pies a diario.

Si mi oído se hiciera a tu eco
porque tu palabra llevara mi nombre
impreso.

Si el beso que me da la mañana
aún dormida
tuviese tu calor,
la forma de tu boca.

Si mi tropiezo de hoy
fuese el tuyo también.

Si al abrirse esa puerta
supiera que te volvería a ver.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Y si Bomarzo no escribiera en los Cuaversos, la poesía no sería la misma.

Precioso, como siempre.

Buen miércoles.

Claro

Mj dijo...

Si no te hubiera leído hoy...

Nefer dijo...

Vaya, se me ha adelantado Claro con el comentario, porque iba a decir lo mismo ^_^

Una preciosidad de versos, siempre te digo lo mismo pero es que es verdad... que bien escribes leñe!

Besillos

Juan Antonio dijo...

Si todo eso ocurriera, nada sería igual. O tal vez sí.

Tal vez las sombras fueran más sombras. O tal vez no.

A veces la vida exige demasiado de nosotros. Y lo peor es que nunca sabremos si mereció la pena.

Bellos versos. Tristes.

Jesús Lens dijo...

De verdad tío, tienes un don. Pre-preciosos

Bomarzo dijo...

Hala, Lens...
Gracias, JA.
Nefer y MJ, gracias.

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Si...Si...Si....
que no paren ni cesen esos cuaversos a mitad de semana.
Si no lanzamos besos,
por lo menos que sean cuaversos.

Enhorabuena Bomarzo.

Clarence Crane dijo...

CRACK

Anónimo dijo...

Compae, llego tardísimo, pero llego y con las mismas me voy, que estoy liado.
Me gusta,
Rigoletto