jueves, 18 de junio de 2009

Irán en Twitter

La Red se ha vuelto una herramienta peligrosa, subversiva. Algunas de las utilidades más conocidas de Internet han dejado de ser una mera diversión para convertirse en instrumentos sumamente útiles de oposición política. Irán es el ejemplo más palpable hoy día. El otro día dije que el “periodismo ciudadano” había alcanzado su mayoría de edad en las calles de Teherán. Hoy puedo decir que en España y en otros muchos lugares del mundo, Twitter, se ha vestido de largo. Muchos tiwtteros iraníes se la están jugando literalmente enviando sus mensajes que sortean la censura gubernamental con facilidad.

Y, como Internet es compartir y es comunidad, los iraníes no están solos. La Comunidad bloguera y twittera española se ha puesto a las órdenes de la justicia y de la democracia y está brindando un extraordinario apoyo de difusión a esos mensajes que, gracias a la ola que se ha generado en la Red, pueden llegar a todos los rincones del mundo. Pero no es eso lo más importante. Quizás lo básico sea que gracias al apoyo brindado a los twitteros iraníes desde España, los mensajes llegan a los que desde dentro están ciegos o sordos merced a la censura impuesta que el que pretende ganar fraudulentamente las elecciones.

De esto se hablará en los libros de Historia. Lo estamos viviendo.

3 comentarios:

Galleto dijo...

Sin duda la primera revolución del siglo XXI, con todo lo que el siglo XXI implica.
Internet se está doctorando, si además implica libertad en el golfo pérsico, será con honores.

Galleto dijo...

Vaya, qué implicado me veo...jejeje

www.franciscoluisbenitez.es dijo...

Estimado Juanjo, muy acertada tu visión. Yo ya no tengo ninguna duda de que estamos ante la primera revolución digital de la historia (y en femenino). Las mujeres en Irán están aprovechando para pedir su papel en la construcción de su país y tener más visibilidad social. Sin duda habrá un antes y un después de estos sucesos en Irán. Espero que para bien. Muchas gracias por tu reseña en el post. Un fuerte abrazo.