miércoles, 11 de marzo de 2009

Cuaversos de Bitácora (XIX). Posesión.

Llegamos a la décimo novena edición de los cuaversos. La inspiración, puñetera ella, ha querido sacar un pequeño diablo que vive en mí -quiero creer que lo hace en todos-y que sueña con hacer locuras como ésta.

Algún día
El diablo que me habita
Huirá
Y subirá a la cima de tu lengua
Para blasfemar tu nombre
En idiomas ya muertos.
Ni dioses ni vientos
Frenarán la fuerza de una boca
Rebosante
De besos almacenados
Sin derechos a devolución.

Un saludo desde mi jardín.
Bomarzo poseído.

17 comentarios:

Nefer dijo...

Muy sugestivo y sugerente el poema, y malo malo el diablillo.

Besillos.

Mj dijo...

Los besos sin garantía de devolución son los mejores.
Ufff se nota algo revuelta la blogosfera cuaversera...¿será que la primavera llama a la puerta??

Saludos y besos, siempre al Sur.

Anónimo dijo...

Los diablos más atractivos son los que se muestran con claridad, los que no quieren esconderse...a esos todo el mundo les quiere besar.

Vélez.

Anónimo dijo...

Los diablos más atractivos son los que se muestran con claridad, los que no quieren esconderse...a esos todo el mundo les quiere besar.

Vélez.

Bomarzo dijo...

Nefer, traviesete. Gracias.
MJ, No soy partidario de descambiar nada.
Vélez, eso está bien, Jejeje

Alvar dijo...

En el trastero
en el que escondes tus huesos
está el almacén de besos.

Anónimo dijo...

Pues está mu bien, de verdad. Vas depurando técnicas.
Abrazos,
Rigoletto

Anónimo dijo...

«Hubo un tiempo en que yo construía
en el aire un soberbio castillo,
y elevarse después lo veía
sobre nube de mágico brillo.
Admirando tan raro portento,
vi sus flechas al cielo escalar,
sin pensar que a un capricho del viento
mi castillo pudiera rodar.
En el plazo fugaz de una hora,
cuando tantas grandezas forjé,
vino el viento con mano traidora,
y rodar mi castillo miré.
Desde entonces, haciendo la guerra
a mi loco y perpetuo soñar,
he jurado no alzar en la tierra
un castillo que pueda rodar».

Gregorio Toribio Álvarez dijo...

Ese diablillo parece demasiado travieso. Déjalo escapar...

Bomarzo dijo...

Alvar, ya veo que usted cuaversea también.
Gracias Rigo.
Anónimo, tiene toques de romance su texto.
Gregorio, es pura fantasía.

eltercero dijo...

Ese es un verdadero ángel

Anónimo dijo...

Llevo casi todo el día fuera y no he podido pasarme hasta ahora por los cuaversos. Qué estrés de vida.

Como dice Rigo, depuras cada vez más tu técnica. Es muy bueno.

Claro

Bomarzo dijo...

Tercero, maravillosa dualidad.
No entiendo de técnicas... Pero gracias, Claro.

Jesús Lens dijo...

¡¡¡Bien por ese íncubo!!! ¿O es un súcubo?

arodriguez dijo...

amigo, que decirte que no te hayan dicho ya, se acaban las palabras para alabar tus versos. he llegado tarde pero estoy aqui. un abrazo

Bomarzo dijo...

Gracias.

Bomarzo dijo...

Jesús, seguro que no era un cubo.