martes, 17 de marzo de 2009

La Iglesia, un lince contra el aborto

¿Por qué la Iglesia pretende que todos comulguemos con ruedas de molino? ¿Qué pasaría si alguien intentara imponer el velo a las mujeres españolas atendiendo a no sé qué principios morales?

¿Por qué la jerarquía católica quiere dirigir la vida de los que no piensan según sus postulados? ¿Os imagináis que un club de golf pretendiera que sus reglas fueran de obligado acatamiento para todos los ciudadanos, con independencia de que sean o no socios? ¿Por qué la jerarquía católica no se encarga de que su rebaño cumpla con sus preceptos y nos deja en paz a los demás? ¿Por qué no invierte el dinero gastado en la mentira del lince –burda manipulación- en Cáritas, donde se realiza una labor extraordinaria en muchos casos?




Que conste que todos los sectores de la sociedad tienen pleno derecho a manifestar su opinión sobre cualquier tema, pero en base a razones que no se sustenten en la mentira y en la manipulación… Que eso, viniendo de la Iglesia, además de malo es pecado. Os recomiendo que visitéis esta entrada.

Un saludo desde mi jardín.

Bomarzo.

3 comentarios:

Alberto Bueno dijo...

Amigo Bomarzo (sin que sirva de precedente jejeje), tengo que darte la razón en esta entrada. La Iglesia ha metido la pata hasta el fondo al enfocar su defensa del "no aborto" comparándola con la defensa del lince ibérico. Ese no es el camino. Y si la Iglesia quiere seguir teniendo ese 'status', debería explicar de dónde se saca el dinero para financiar esta campaña; esta en su derecho de defender sus principios, y en su deber de explicarlo como receptora de dinero del Estado. ¿No es así?

Un saludo

Bomarzo dijo...

Así es amigo... Así es. Mentir es pecado y eso lo olvidan...

Anónimo dijo...

Bomarzo, no seas ingenuo. O estás con lo que digan ellos o es que los estás acosando. Yo ya he escrito varias veces sobre quién acosa y persigue aquí, y estoy aburrido.
Cuando intentan salirse de su feligresía , me pesan las facilidades (y los dineros) que se les están dando para que jueguen tan sucio.
Rigoletto

PD Lo mejor: ver que Alberto Bueno (yo soy el malo) está en activo. Un abrazo, tocayo.