sábado, 14 de marzo de 2009

Doctor Grillo

Se acaba una semana de borrascas y huracanes. Una semana que deja en mi paladar el sabor dulce de la palabra de la Calaf, la vehemencia de Meneses y el cariño de Petezin. Una semana de calma laboral y marejada personal. Nunca se puede tener todo.



Sea como fuere, estamos hablando de una semana que se acaba. El el horizonte un lunes que queda demasiado lejos como para verle la cara. Hoy os quiero dejar con una canción que sin saber cómo, se coló en mi reproductor de Mp3. La descubrí viniendo de Mérida. Tuve 4 horas para escuchar música y prestar atención a todo cuanto acontecía a mi alrededor y dentro de mí. De repente, esta canción me sacó de mi abstracción y tocó prestar atención...



Por cierto, las fotos que adornan esta entrada son de un servidor. El resto las podéis ver en una carpete que bajo el nombre "Mérida", podéis ver en mi Flickr.

Ahora os dejo con el doctor Grillo y "No me imoprtaría"





Un saludo desde mi jardín.
Bomarzo grilloso

4 comentarios:

Nefer dijo...

Tras la marejada llega la calma... buena canción.

Besillos.

Lía Vega Erao dijo...

Me pusiste la piel de gallina... cuando iba leyendo te imaginaba detrás de un micrófono amarillo y sentí nostalgia, como la imagen de tus ojos en esa preciosa fotografía...

Precioso, como siempre... sigue escribiendo...

Besos Nazaríes...

Bomarzo dijo...

Nefer, la calma es un estado de ánimo... Y yo la necesito.
Lía, sin exagerar...

Lía Vega Erao dijo...

Por favor, Jardinero... nunca exagero!