miércoles, 8 de abril de 2009

Cuaversos de Bitácora (XXIII). Madrugada

Semana XXIII de los Cuaversos. Tengo sueño. Hoy regreso a Granada. Os dejo con un nuevo poema que, como siempre,espero que os guste.

La noche derrama sus horas en tu espalda
y dibuja con punta fina
un sutil cansancio aparcado en la comisura de tus labios.

Antes de que la mañana dibuje estrellas
en mi ventana con forma de despertador
la mímica de tus gestos siluetea la melancolía
de tu perfil ausente dando terrible cuenta de una galleta
a la que muerdes como si fueran mis labios
los que besas.

El tiempo sujeta nuestras manos.
Nuestras manos sujetan nuestros sueños.
Nuestros sueños sujetan un teatro de sesión continua
donde tus ojos y los míos dialogan ante los aplausos
de la madrugada que muere.

Un saludo...

6 comentarios:

Lía Vega Erao dijo...

Y es que la vida es un teatro... precioso, como siempre, J.

Besos Nazaríes... y nada, el viernes suerte y a descansar, que queda un duro y largo camino.

Anónimo dijo...

Oye, que poco a poco vas pillando altura... ¡Joé, con el compae!
Rigoletto

arodriguez dijo...

amigo, estás en plena forma, cada miércoles nos deleitas con versos sabrosos que nos alimenta el alma.

Nefer dijo...

jo, superior, me quedo con la última estrofa, con esos versos encadenados... muy muy bonito, sí señor.

Besillos.

Bomarzo dijo...

Lía, sin duda.
Rigo, gracias de verdad.
Antonio, si es que nos apreciamos.
Nefer, un honor que te gusten.

Anónimo dijo...

No lo había podido leer hasta hoy...
Muy bonito.
Gracias por este nuevo poema de miércoles.
Me quedo con "diálogo de miradas". Qué bonito, gärtner.