domingo, 26 de abril de 2009

Yolanda

Seguro que todos podéis cambiar el nombre, pero pocos podemos añadir más a lo escrito por Pablo Milanés.



Feliz domingo.