viernes, 17 de julio de 2009

Con fecha de caducidad

Nuestro amor caducará.
Cada mirada lleva impresa
en el reverso de los párpados,
solemne y en arial,
la fecha de caducidad.

Quizás sea por ello que te miro
con gula,
con un voraz deseo
incontenible,
con miedo a no consumirte.

Y miro de reojo cómo el tiempo se arruga
al tiempo que observo
cuánta vida le queda a tanto beso
guardados en la nevera ardiente,
marca "te quiero"
dónde acopio reservas caducas
de amor.

Quién sabe
si, quien elige impíamente
esa fecha mortecina, irremediable,
con la que se marca todo lo que es nuestro
erró y aún nos quedan muchas vidas
antes de que la caducidad
nos elija.

3 comentarios:

Galleto dijo...

Amen...

Trini morillas dijo...

Estoy haciendo acopio de información para ver si me sale rentable volverme Budista.....por lo de la reencarnación y tal.
No me resigno a vivir esta vida únicamente.Tengo proyectos como para llenar 400 más....
Unos versos encantadores que han llenado un hueco de esta caduca vida mía.
Gracias Bo.....

Bomarzo dijo...

A ti siempre, Trini.