lunes, 24 de noviembre de 2008

La Buena Nueva

17 de julio de 1936. Pueblo de gobernanza socialista en la muy católica y carlista tierra navarra. ese es el contexto en el que sitúa el comienzo de la película "La Buena Nueva", la última cinta de la directora Helena Taberna. Un inciso, esta mujer es sobrina del sacerdote que inspira la historia, conocido como el cura de Alsasua.

Se trata de una extraordinaria película. Sin duda. Una historia muy bien contada aunque, para mi gusto le sobra el componente romántico del asunto. El estreno de la cinta ha coincidido con una época en la que algunas frases del guión cobran una fuerza inusitada. Por ejemplo cuando don Miguel, el cura, ante una fosa común dice "nadie podrá devolverles la vida, pero no podemos evitar que mueran dos veces por el olvido".

"La Buena Nueva" cuenta la historia de la vida en un pequeño pueblo navarro durante la guerra civil. No había batallas, no se estaba en vanguardia, pero había miedo, mucho miedo. Y ese clima lo sabe recoger muy bien la directora de la película. Delaciones, persecuciones, paseos, asesinatos. Si por algo, a mi torpe juicio, destaca la historia es por reflejar precisamente esa situación, calcada en miles de pueblos de las dos zonas, que supuso una auténtica guerra psicológica para los que día a día se acostaban sin saber si sería el último.

Pero no se puede obviar que hay otra historia, la de la Iglesia y su posicionamiento en el conflicto. Hace poco le comentaban a Rigo en su blog que el Papa estuvo a punto de excomulgar a Franco.

Y de no ser porque el tema es muy serio se me hubieran caído lágrimas de risa. El cura de la peli que, recordemos, está basada en hechos reales, se puso de lado del débil, con independencia de su ideología, actitud que hubiera sido la deseable en el resto del clero, pero no sólo durante la guerra, sino en toda la historia de España, lo que le habría evitado seculares odios y revanchas desproporcionadas aunque no exentas de cierta justificación. El obispo de Pamplona pronunica dos frases épicas durante la peli. En una dice que "La Iglesia siempre está con el poder legalmente establecido, aunque no es menos cierto que la República era un régimen legal...". En la otra le dice a don Miguel "ya está usted otra vez con el cuento ese del Evangelio y no se da cuenta del daño que le hace a la Iglesia". Curioso, verdad?

Unax Ugalde hace un papel excelente, como el resto de los actores. La banda sonora, muy buena. La fotografía, impresionante. La historia, genial. Merece la pena ir a verla y sería de obligado visionado para chavales de 15 años en adelante. Les ayudaría a conocer que eso pasó y que no fue como muchos dicen.

Un saludo desde mi jardín.
Bomarzo en el cine

10 comentarios:

Gonsaulo Magno dijo...

No la he visto, pero... ¿a qué adivino quiénes son los buenos y quiénes son los malos?

Más propaganda, más propaganda y más propaganda. Me temo que con el cine español que versa sobre los años treinta, ves una y ya las has visto todas.

Un saludo

Bomarzo dijo...

Gonsaulo, a lo mejor es que los malos fueron los malos, tío.

Gonsaulo Magno dijo...

Ese es el problema... que al final todo el mundo cree que los únicos que mataron fueron los mismos... y la realidad es bien distinta... ese es el problema.

Bomarzo dijo...

Gonsalulo, no me lo tomes a mal. Sabes que me caes bien, pero estoy harto, realmente hartod e explicar lo mismo y no hay más ciego que el que no quiere ver. Tdos mataron durante tres años, luego sólo unos lo siguieron haciendo. Y eso es así, lo diga Agamenón o su porquero.

Gonsaulo Magno dijo...

Jeje, no me lo tomo a mal, ni creo que me lo tome nunca. Pero yo también me harto de ver las mismas películas, y en ninguna sale Paracuellos, en ninguna salenlas checas ni en ninguna sale las violaciones en los conventos de clausura (que alguien me diga el crimen de unas monjas aisladas del mundo). Y la película que has citado, si no he leido mal, es de la guerra. Y de la guerra estamos hablando. No de la posterior represión, más que lógica después de una guerra; ¿o es que el otro bando no lo hubiera hecho si hubiera ganado? Te lo adelanto ya: sí. Lo hizo durante el 14 de abril en no se cuantos conventos e iglesias... imagina tú después de una guerra.

Nefer dijo...

Pues esta peli no la veré, porque no me gustan este tipo de pelis, por muy bien hechas que estén... lo siento.

Besillos.

Bomarzo dijo...

Nefer, una pena. Te lo vas a perder.
Gonsaulo, sabes que lo que pienso se basa en reflexiones y lecturas. No puedo estar de acuerdo contigo. Nada más. Podría eternizar la discusión. No es la primera vez que la tenemos. Creo que no será la última. No pretendemos convencernos y los argumentos se reiteran. Pienso que no tienes razón y que tu visión es radicalmente parcial. Pensarás lo mismo de mí. Eso sólo implica una cosa: Este es un tema complejo que merece seguir estudiándose, que no puede ser sepultado por el olvido. No es justo. Nadie lo merece.

Anónimo dijo...

Cuando vi los girasoles ciegos le vi una pega: el maniqueísmo. No pueden ser malos tan malos ni biuenos tan buenos. No me lo creo.
Rigoletto

Anónimo dijo...

Ya he leído tu post del consejero y ahora éste; que llevo cierto retraso con todo el lío que tengo esta semana.

A mí sí me llama la atención. Otra cosa es que pueda ir a verla. Gracias por la reseña.

Claro

Gonsaulo Magno dijo...

No coincidimos en el pensamiento, pero para eso estamos aquí, para difererir y mostrar el por qué de nuestras diferencias.

El debate no se trata ahora de ver quiénes con los buenos y quiénes los malos. No. Lo que intento denunciar es que todas las películas de la guerra son iguales. Otros escenarios, otros actores, pero siempre la misma. Y con el pretexto además de la memoria histórica, que lo que pretende, precisamente, es olvidar la parte que no interesa. ¿O es que alguna asociación de memoria histórica se ha puesto a cuentificar los daños a la cultura y al arte que se produjo desde la II República hasta el fin de la guerra?¿Alguien ha tasado el arte y la cultura que fue arrojado a las llamas? De eso me quejo Bomarzo, de que no hay películas de eso, de que nadie habla de eso. Ni tan siquiera la Iglesia se querella continuamente por crímenes contra la humanidad, i abre campañas de apoyo y firmas para culpar a los que atentario contra el patrimonio cultural del país y de la Humanidad... y motivos tendrían, al menos los mismos que ahora se reclaman. La barbarie fue la barbarie. Pero fue barbarie para todos. Que es que parece que son sólo unos los que han sufrido la guerra. Y la pre-guerra, que es todavía más lamentable.

Y esperando estoy alguna película que muestre las violaciones de monjas y quema de conventos. Que eso también es historia.

Un saludo