viernes, 12 de diciembre de 2008

Quién da más

Anoche, en el programa Hora 25, en la Cadena SER, un contertulio llamó asesino a Fraga. La razón: las declaraciones en las que el veterano gallego decía que a los nacionalistas había que colgarlos.

Que Fraga no es santo de mi devoción es algo que no hace falta ser muy listo para adivinarlo. Pero permitir que alguien le llame asesino, creo que es excesivo. Mi colega bloguero David Martos nos regala hoy una entrada muy acertada al respecto. Poco más puedo añadir. Quizás que si la falta de respeto que se le ha tenido históricamente a Carrillo me ha parecido un insulto a la inteligencia de muchos que se llaman demócratas, algo parecido me parece pendular hacia el otro lado usando como percha a Fraga. Ambos tienen un pasado que a muchos no nos gusta, pero los dos pusieron mucho de su parte para que hoy podamos vivir en democracia. Dudar de la credibilidad democrática de don Santiago está tan justificado como hacerlo de la de don Manuel. Pero como dice Martos, qué es más importante lo que somos o lo que fuimos. No deberíamos dejar atrás lo que otros fueron para valorar lo que somos gracias a sus acciones u omisiones?

En cualquier caso no justifico la frase del gallego, pero sí pido respeto, el mismo que estamos perdiendo en escaladas de declaraciones a cual más zafia y de la que nos debemos alejar antes de que sea demasiado tarde. Esta misma semana lo comenté con el famoso "tonto de los cojones". Alguien debe poner pies en pared.

Un saludo desde mi jardín.
Bomarzo con el debido respeto.

4 comentarios:

Nefer dijo...

Hombre, es verdad que Fraga ya chochea y debería jubilarse que con la edad que tiene... pero algunos políticos también se podrían meter la lengua en el... que dicen unas gilipolleces (con perdón) que yo no se como no se les cae al decirlas...

Besillos

Anónimo dijo...

Vuelvo a decir que en el sueldo de un político va incluido sijetarse la lengua. Quien no sepa hacerlo debve quedarse en us casa. Eso eliminaría a media clase política. Tendrían que difumniarse los de la teoría de la conspiración, los de la venta de Navarra, los de los pactos con ETA (incluida la bocazas de Madrid)... No vayamos a que sólo tenga que dimitir el de la FEMP, que curiosamente es socialista.
Rigoletto

J. eMe. dijo...

Pod´ría contarte miles de anecdotas de don Manuel en sus muchos viajes por el mundo adelante. En alguno de ellos se le paró el reloj.

Un abrazo. Buena foto la de la gorra.

Mónica dijo...

Hola lamento no opinar, per desconozco ese hecho.

Igualmente me gustó conocer tu blog. Bsss. Nos vemos.