lunes, 9 de febrero de 2009

ZP: las tripas de un mitin

Un metro y medio, quizás dos y unas 40 pulgadas. Esa ha sido la distancia que me ha separado de ZP en el día. Ha sido mi primer mitin en Madrid. La verdad es que ha sido uno de los primeros mítines de mi vida. Tenía curiosidad, interés por ver cómo era un circo de ese calibre, nada menos que en Madrid. Y verlo sin tener que currar. Acudir como espectador, como oyente, como mera audiencia más o menos entregada a la causa...





Y nada más llegar ya me di cuenta de que el asunto iba a estar complicado. Madrid es lo que tiene, que hay gente para todo. Así que o el Palacio de Congresos del ayuntamiento de Madrid tenía el aforo del Bernabéu o me iba a tocar estar todo el acto de pie. Descartada la primera opción, había que hacer todo lo posible para que la segunda no se cumpliera. Así que llegado a la sala que antecede a las puertas de la sala "mitinera", donde habían habilitado monitores por doquier para seguir el acto, tocaba buscar una silla que me garantizara comodidad, qué menos. De todas formas, alguien debió dejar una puerta abierta, por lo que el frío se sentó junto a nosotros y eso facilitó las cosas, pues impidió que pensará qué hacer con el abrigo y use mi cuerpo como percha agradecida.


En ese punto, ya sentado y armado con mi moleskine Ballesta, me percaté que al final, mi distancia con ZP iba a ser de un metro y medio, quizás dos y un monitor de 40 pulgadas aproximadamente, tal y como muestra la foto. Resignación. Otra vez será.



A estos actos van -vamos- los convencidos. En cualquier caso la actitud de estos convencidos no es la misma. Ni mucho menos. Los hay que, sinceramente vamos a oír, a dejarnos convencer, pero sin perder de vista cierta actitud crítica. Prejuicios de la izquierda, oiga. Los hay también que ya van con el Credo rezado.

El acto ha estado muy bien y es importante ver el respaldo que el fondo ZP, como alguien lo ha definido, recibe de miles de alcaldes... Pero esa es harina de otro post.

Un saludo desde mi jardín.

Bomarzo mitinero

5 comentarios:

arodriguez dijo...

es bueno conocer, tb este tipo de actos, para poder opinar. pero como tu bien dices, hay que ir con espíritu crítico, no con el credo ya rezado. eso no es bueno. saludos, amigo

Anónimo dijo...

A un mitin vamos los que tenemos que arropar a un líder. No se oye nada nuevo ni distinto, pero pagas tu alícuota parte de gregarismo. Dejas de ser tú, de usar tu sentido crítico y participas de una liturgia rancia. O no vas.
Rigoletto

Nefer dijo...

Enhorabuena Bomarzo, ya has perdido la virginidad mitinera... te sentirás superrealizado no? qué guachis, cómo me alegro por tí, tuvo que ser supermocionante, jijiji.

Besillos.

Alberto Bueno dijo...

Totalmente de acuerdo con lo dicho por Rigoletto. De todas formas, jamás está de más ir sabiendo cómo funcionan estas cosas. A mí lo que me llama la atención -es el sentimiento periodístico que llevo dentro, digo yo jeje- es el tema del pilotito rojo de las cámaras de televisión.

Un saludo

Bomarzo dijo...

El caso es que lo he vivido casi por dentro.