lunes, 12 de octubre de 2009

Una bandera arco iris abre caminos

En Estados Unidos, la bandera del arco iris ha ondeado en la capital federal. El sueñoo de Luther King de un país más igualitario se acerca. En España no hubo sueños, pero sí soñadores, y esa bandera arco iris ha conseguido importantes logros que hoy, otros países, el propio Imperio incluso, aspiran a imitar. Uno fue el matrimonio homosexual. Antes, la Sanidad Pública, gratuita y universal.



En este caso, el de la sanidad, Esperanza Aguirre, del PP, se la está cargando de forma paulatina en la Comunidad de Madrid...
Por lo que se refiere a las banderas, mientras el arco iris puede ondear en la capital imperial, Granada, con un alcalde del PP, negó que pudiera aparecer en el Ayuntamiento de la capital con motivo del Día del Orgullo, hace ya algunos años. Dijo que "el balcón del Ayuntamiento está para que ondeen las banderas institucionales de España, de Andalucía, de Europa y de Granada, y no para ningún movimiento de ningún tipo, ni gay ni no gay".... Grande!!! Eso sí, el Pendón de Castilla sí puede ser tremolado cada 2 de enero para excitación sexual de fascistas y nostálgicos y escarnio de aquéllos que no entendemos de vencedores y vencidos.

15 comentarios:

Juan dijo...

Algunos alcaldes se van a tener que tragar sus palabras en pocos años.

Que mis ojos lo vean.

Salud y República, compi

Bomarzo dijo...

Salud y República.
Así sea, Juan. Brindaremos por ello, te parece?

Alberto Bueno dijo...

Qué manera de mezclar churras con merinas, como suele ser habitual; lo de la bandera del orgullo gay con el pendón de los Reyes Católicos, la lucha por los derechos de los homosexuales con el Día de la Toma, la sanidad en Madrid, Pepe Torres y demás. Podemos seguir añadiéndole ingredientes al cóctel.

Si la admiración por Obama es tan compartida como creo, te sugiero que vuelvas a escuchar el discurso que dio ayer Obama ante la comunidad gay americana. Tal vez comprendas por qué jamás seremos un país con algo que decir en el globo. Porque esas cosas tan fascistas, retrógradas, carcas, ultraderechistas, etc, etc, etc como las pronunciadas ayer por el presidente estadounidense son las ideas que jamás la izquierda española hará suyas por vergüenza, demagogia y puro interés -con honrosas excepciones en nuestra izquierda-.

Por puro coraje, pues es un solemne aburrimiento -comprobado ya-, el día 2 de enero estaré en la plaza del Carmen, como buen fascista, nostálgico, ultraderechista, carca, retrógrado, antidemócrata y demás reatalea de gastados adjetivos que soy. Mis órganos sexuales, pese a todo, creo que no experimentarán cambio alguno. ¿Por ir al día de la Toma: soy menos republicano que tú, menos demócrata, menos de izquierdas, menos granadino. Soy "menos" en algo?

Aunque si quieres un día hablamos de la excitación sexual del progretariado en cuanto en tanto hablamos de asuntos islámicos, porque nadie pone reparos en celebrar el milenio del Reino de Granada, sin ir más lejos, ¿verdad? Sería interesante, sin lugar a dudas, este doble rasero que se gasta.

Un saludo

Alberto Bueno dijo...

Fe de erratas:

Se me olvidó escribir en la última frase que "sería interesante comentar y analizar..."

Bomarzo dijo...

Alberto, mezclar? Eso crees? Quizás sea demasiado torpe expplicándome. Yo no veo nada distinto. Fíjate. Incluso veo aquí ese concepto de nación que tanto te pone y con el que no comparto nada, y que se manifiesta en que en cuanto uno alza la voz, discordante, claro, al otro le da por inmolarse en un martirio victimista como el que has protagonizado, Alberto.
Si quieres ir el 2 de enero a eso, me parece genial. Y si no, también. Pero si vas, te excites o no, tendrás que oír, con el mismo respeto con el que te oyen gritar el famosos qué, a quienes pensamos que esa fiesta sólo sirve para que unos cuantos calvos, entre los que no te incluyo, pues te considero mucho más inteligente, alcen su brazo derecho y recreen esa España Grande y Única que en nada se parece a la España en la que creo.
Eres menos republicano que yo si vas? Y quién ha dicho eso? Lamento que te hayas dado tan por aludido, Alberto. Sinceramente.

Galleto dijo...

¿la bandera de los maricones en el ayuntamiento?, coño Juanjo, ¿qué va a ser lo próximo?, ¿quitar las banderas fascistas que ondean frente al balcón consistorial?, ¿quitar la estatua honor y loa al fascista español?, ¿dejar de celebrar un acto que trataba de dar mito e historia a la payasada fascista?, ¿quitar las placas con símbolos fascistas en las antiguas viviendas de V.P.O.?, ¿que deje de sonar el himno español cuando la talla de un Cristo o de una Virgen entre a la catedral?, ¿que no se fleten autobuses para ir al templo de la tortura y el asesinato cada 20-N?....

...Pero chico, ¿tú donde te has criado?...aaaay, rojillos...

Alberto Bueno dijo...

Lo que en otras lares de este mundo se llama celebrar "actos de marcado carácter histórico" aquí son "cutreactos" casposos y fascistas; hele aquí una diferencia. Porque el 2 de enero de 1942 significó mucho más que la reconquista de una ciudad; fue un hecho muy signficativo para Europa entera, como lo fuera en su momento Poitiers o Toledo (siguiendo en estos acontecimientos históricos).

No es victimismo, Bomarzo. Es un actitud -la mía, al menos- que se opone frontalmente a aquellas personas que abominan de nuestra historia (y que no saben enmarcar los hechos en el contexto histórico adecuado, creyendo que siempre se jugó con las bazas del siglo XXI) y que muestra la repulsa hacia aquellos que hacen de nuestra historia una exaltación de sus ideales antidemocráticos. Un acto para demostrar el desacuerdo con ambas posturas y creer que celebrar el 2 de enero, la tolerancia, el respeto y la democracia pueden ir perfectamente ligados de la mano. ¿Podríamos cambiar ciertas cosas de la celebración, como pudiera ser la misa que se celebra? Puede y (creo yo) debiera ser. Pero no son hechos excluyentes. Como digo, no lo considero victimismo. No soy víctima de nadie ni de nada; acabáramos.

El concepto de nación "que tanto me pone" es el de creer que efectivamente, guste o no, existe y ha existido a lo largo de siglos una nación española, asumiendo todas sus vicisitudes, buenas y malas. Creer eso es lo que "me pone", ¿no? Pues no sabía que creer en que ha existido y existe -repito- una nación española era motivo para ponerse cachondos en un momento tonto que nos de.

Un saludo

Bomarzo dijo...

Alberto, para que algo se reconquiste, debe ser conquistado previamente, y ya me dirás quié tiene que ver Recaredo con Fernando el Católico. Respeto mucho que tengas esa visión de la Historia, pero no la comparto, ni tu visión "histórica" del 2 de enero (donde ves historia, yo veo expulsión, radicalismo, hogueras... en definitiva, empobrecimiento cultural... de eso hay que estar orgulloso?),ni tu idea de nación... Cosa que se construyó en España hace más bien poco, desde el centro hacia afuera.
De todas formas, Alberto, entiendo que no nos vamos a convencer mutuamente de nuestras posiciones, así que bueno es saber que estas posiciones están firmemente asentadas. Y siempre desde el respeto, Alberto. Gracias por tu amabilidad, siempre. Y por aportar.

Alberto Bueno dijo...

Hombre, Bomarzo, sabes que eso último que comentas siempre es y ha de ser así. Ante todo, un buen par de cervezas compartidas, que ahí compartimos 100% nuestros intereses jejeje

Y otro día seguimos debatiendo acerca de nuestra Historia. Que todavía quedan muchísimos argumentos y planteamientos que poner sobre el tapete.

Un saludo

Anónimo dijo...

Hay que .... ! Desde luego, es que .... . Según algunos, todos los países del mundo (sin excepción) tendrán que dejar de celebrar sus fiestas nacionales, para no herir las suceptibilidades de nadie, pues todas las fiestas nacionales celebran la derrota de otros,... Historia.
Por supuesto, habrá también que dejar de celebrar el 2 de mayo , vaya a ser que los franceses se sientan molestos,... jajajaja, Ya digo, hay que joderse !
Y el día de la toma, que celebra, a fin de cuentas, la unión de Granada a España, pues ... nada, nada !, que no se celebre, que ofendemos al islam, popr favor!
Sí, señor!, el pseudo-progresismo (porque no es más que eso) confunde las tetas con las témporas y sí, entiendo esa defensa a ultranza del islamismo, pues, qué duda cabe!, es una religión ejemplar, moderada, progresista, tolerante,... y sus practicantes, cada día más abiertos y permeables,... defensores únicos de la paz.
Pa mearse y no echar gota !

F.J.

Bomarzo dijo...

F.J. No estaría mal que dejásemos de celebrar el 2 de mayo, no porque los franceses se nos cabreen, ni mucho menos. Sino porque es una vergüenza que celebremos el día en el que el pueblo español, tan digno, decidió ponerse al lado de un monarca que lo había traicionado, junto al oscurantismo histórico ibérico que, como se demostró, acabó con los logros liberales de la Constitución de 1.812.
Una cosa más, F.J. El 2 d enero de 1.492 Granada no se unió a España, sino a la Corona de Castilla, que es una cosa bien distinta. Lo de España lo pones tú. Y sí, el Islam se puede ofender porque lo que hicieron los castellanos, fue pisotear las estipulaciones pactadas con un pueblo que llevaba 7 siglos viviendo en esa tierra, y que eran tan ibéricos como los castellanos.

Galleto dijo...

Bueno, despues de la ironía viene la calma.

Estamos disminuidos Alberto, si, hay un accidente en nuestra historia que nos costó la movilidad, que nos costó el orgullo, que nos deshizo la médula de nuestra historia. En su momento se optó por la no intervención, por esperar que el cuerpo de España rechazase de forma natural las esquirlas de hueso que roían y secuestraban nuestro pasado por esa necesidad que hay en los fascios de engrandecer su pasado para equilibrar la artificiosidad de sus planteamientos. No resultó.
En un principio la palabra sagrada "consenso" se hizo carne en pos de la estabilidad nacional. Se giraron cabezas hacia un paisaje artificial e ilusionante que dejara en ridículo la expresión machadista de las dos Españas. Para ello se hicieron demasiadas concisiones hacia grupos políticos y religiosos que nunca entendieron lo que ocurría y que pretendieron pensar que se legitimizaban sus "modus vivendis". Nada más lejos y, pasado el tiempo, no somos pocos los que exigimos que se revisen la leyes y la constitución para oficializar una condena social y política que nunca se hizo. Pedimos que se condene la dictadura franquista, que se condene de la misma manera al fascismo español y que la Iglesia católica pida perdón públicamente por su apoyo y ayuntamiento con los dos anteriores. Hasta que esto no se cumpla la historia estará secuestrada.

El 2 de Enero no es un acto homenaje a la toma de Granada por las fuerzas católicas, es un acto de recuerdo a un invento fascista para darle honor a sus actos y copia torticera de los fascismos italianos y alemanes (pido a mis contertulianos que me muestren ejemplos de homenajes a actos medievales en Alemania, o a la Roma clásica en Italia, o que le pidad a un francés que celebre algo anterior a 1789).

Si en España chirrían los actos de honor a nuestra historia antigua, chirría el himno o la bandera rojigualda es por culpa de quienes nos secuestraron esos símbolos durante 40 años(el himno, por ejemplo, no tuvo tiempo de calar en nuestro pueblo antes de que fuese secuestrada por la dictadura, cosa parecida pasó con nuestra bandera), tiempo suficiente para que nuestra memoria colectiva los recuerde con miedo.
No podemos honrar una bandera o un himno que nos recuerde muerte y represión, y, mucho menos, sentirnos agusto con actos religiosos que mezclan política y nostalgia cuando esto es un mal sueño dentro de nuestra historia.

Hay que limpiar y mucho nuestra memoria colectiva para que España sea tierra de conejos y no un esputo de miedo, muerte y represión.

Alberto Bueno dijo...

Podríamos irnos a la época republicana (de la Segunda, por ejemplo) y buscar quiénes tremolaron el pendón. ¿Segunda República? ¡Joder como chirría eso! ¿Y tito Paco donde está?

Bien: Alemania e Italia no celebran actos que daten de tan antiguo porque sencillamente no existían como país. Respecto a Francia, ellos, sin ir más lejos, se siente orgullosos de su pasado, un pasado que no siempre ha sido reluciente. Te cueste creerlo o no, no hemos sido los más malvados del mundo. Cada país tiene sus luces y sus sombras. Pero como te decía, no es el caso de Francia... pero bueno, ellos son... franceses. No obstante, alemanes e italianos no ponen en duda su pasado común. Curioso lo de nuestros vecinos.

Bien, en opinión de la progresía de este país: ¿qué actos hay que celebrar? ¿La llegada de Tariq en el 711 o cuando Muza mandó al carajo a Rodrigo? Sinceramente, ¿os créeis que los árabes llegaron a España repartiendo flores y demás? ¿os créeis que judíos y cristianos se quedaron aquí a cambio de nada, solo por mor de la tolerancia y la alianza de civilizaciones? ¿De verdad? Con la mala hostia que gastaban los almorávides... ¿Y la Toledo, por ejemplo, de las tres culturas? Muchos maravedís de por medio. Se habla de Re-conquista porque antes de que a los partidiarios de Witiza se les ocurriese la idea de pedir ayuda a los vecinos del sur para echar a Roderico del trono, aquí había un pueblo, una cultura que nos llega prácticamente hasta nuestros días casi intacta. Me remonto tan atrás para ver si alguien se da cuenta que tito Paco no inventó todo. De hecho, demostró poca imaginación. Que una cosa son los cerrojos al Cid y otra darle cerrojazo a esto.

Pero en fin, ya estamos desvirtuando el tema y pasando de debatir por qué celebrar o no una cosa (para sustituirla por otra mucho más 100% Bambi; creo que se me entiende por dónde voy) para al final acabar diciendo que España... España, se la inventó Franco.

Amén.

PD: perdón al autor del blog por ser tan coñazo.

Galleto dijo...

Pues Alberto, amigo, te has salido por la tagente. Has obviado (tal vez un comentario demasiado extenso el mio) la idea central de mi exposición.
No soy yo de los que se escandalizan de su historia (nada más lejos), pero las lecturas hay que hacerlas en frio. Hablo de la historia de España y de como una guerra y 40 años de oscurantismo nos deshonraron internacionalmente e inocularon una vergüenza y sentimiento de inferioridad que aun hoy perdura.

Gracioso sería celebrar oficialmente (subrayo esta palabra)algún acto anterior a la primera república en Francia, que una cosa es gestionar inteligentemente las riquezas y bellezas de los reyes que pasaron a guillotina y otra traicionar el espíritu de la nación.
Si algo nos une, Alberto, es el deseo de estar en paz con nuestra historia común y, para eso, hay que condenar hechos recientes (históricamente hablando el franquismo fue ayer), o seguiremos con el complejo del que se sabe deshonrado por su propia familia.

Bomarzo dijo...

Alberto, tú nunca das el coñazo.