martes, 30 de septiembre de 2008

El fin del mundo según Bush

Es el fin del mundo. Arrepentíos, pecadores. El final está cerca. Estos apocalípticos mensajes no los daba un iluminado en cualquier esquina, sino el iluminado de la Casa Blanca quien, además, ha visto cómo el Congreso daba al traste con su plan para salvar el sistema financiero de su país.





Dicen los que saben de esto que estamos ante una crisis de dimensiones parecidas al crack del 29. Yo no lo sé. El caso es que Bush ha tenido que mandar todas sus teorías liberales y ultraconservadoras al garete si quiere que su chiringuito, y en consecuencia todo el chiringuito mundial que por desgracia depende del suyo.

Insisto en que yo no sé nada de economía, pero el pasado fin de semana, El País publicaba una entrevista con el Presidente del Parlamento Europeo que decía que ese plan no era viable si además permitíamos que la gente se muriera de hambre. Y, creo que ese es el quid de la cuestión que ya se la he leído a Patón en alguna de sus entradas. Los países ricos han declarado en infinidad de ocasiones, la última en Italia, en la cumbre de la FAO, que no pueden hacer más por ayudar a erradicar el hambre en el mundo. Sólo unos pocos (entre ellos España, que es el país del mundo que más ha aumentado sus ayudas hacia los países pobres), apostaron en cierta medida algunas soluciones. Sin embargo, Bush y los suyos no tienen reparo en inyectar dinero público para que los ricos no dejen de serlo acosta de los que no lo pueden ser porque los ricos les sacan todo lo que pueden para seguir siendo más ricos.

El circo de los poderosos se cae y pide que los sufridores de sus excesos se conviertan en sus sostenes, en sus valedores, en los garantes de su continuidad.
Dice la Vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega (de la Vogue, para Gu.) que el capitalismo cambiará cuando salgamos de ésta. Más nos vale, aunque conociendo el paño seguro que volveremos a engordar a la vaca hasta que reviente de nuevo, sin importarnos las vidas que se arruinan o se quedan por el camino.

Un saludo desde mi jardín

Bomarzo no es rico

5 comentarios:

Nanuk dijo...

El mundo se ha acabado tantas veces que no me extrañaría que sucediera otra vez...
Imagínese a Bush bajo las faldas de una mesa camilla con mantel de raso turquesa, un turbante con broche de diamante, cinturón de medallitas y una bola de cristal en suspensión sobre el tablero..:
"Se acaaaabaaa el muuundoooo...
Anzar... se acaaabaaa el muundooo"

Lía Vega Erao dijo...

Lo que yo diga... este hombre de club de la comedia o directamente con los Evangelistas ahí... a saco... ponle detrás de un púlpito y a ver a quien convence... manta de gili.... aslkdjfñlajf....

Saludos constipados (mucho caló por el día, frío en las sombras, y frío por la noche...es Graná...qué voy a hacerle, ibuprofeno pa llá y pa acá)

Anónimo dijo...

En un país como EE.UU. donde la política funciona con poderosos Lobbies, me pongo a temblar cuando sé que hay que adoptar alguna decisión importante que afecta a todos (incluso a nosotros). ¿Qué se hace "política" (para el pueblo) u "olítica" (para unos pocos)?

Claro

Anónimo dijo...

Quería decir

¿Qué se hace...? ¿Política u olítica?

Que no estaba bien redactado en mi comentario anterior.

Claro

Alfa79 dijo...

El fin del mundo es BUSH y sus constantes vómitos por Irak, Irán, Afganistán...

Lo siento Juanjo, pero soy incapaz de pensar en "mi rancho y en mi empresa de hidrocarburos", mientras vienen pateras a España con MÁS de 230 personas.

¡ Qué asco !

Saludos. Alfa79