sábado, 30 de agosto de 2008

Pongo mi fe

Ya sabéis de mi gusto por compartir mis osadías con vosotros. Si me lo permitís, os dejo con una de ellas.


Pongo mi fe
en la magia de un pronombre
pronunciado en su instante de vida.


Pongo mi fe
en la coincidencia de nuestros labios
donde se sientan los mismos sintagmas.


Pongo mi fe
en un paseo de palabras
al aire en la soledad de un río.


Pongo mi fe
en la primera esquina que vea
donde sepa que tu verbo me traspasa.


Pongo mi fe
en la quietud de una mirada serena,
en la verdad de los cuerpos que afirman.




Un saludo desde mi jardín.

Bomarzo el osado.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Pongo mi fe en que escribes bien, en Madrid, en Granada o en Fernando "Pos".
Rigoletto

Bomarzo dijo...

Un besico, hermano.

Nefer dijo...

Pongo mi fe en lo bien que te irá todo y lo lejos que llegarás, porque te lo mereces, por lo bien que escribes, olé.

Saludos.

Bomarzo dijo...

Muchas gracias, Nefer. Vienen bien tus ánimos.

Anónimo dijo...

Que digo yo, que si me presentaran la religión como este poema, sin duda, sería acérrima creyente.

Chapeau. Menos mal que la inspiración no la has dejado en Granada y la llevas everywhere you go.

Claro

Lía Vega Erao dijo...

Pones tu fe en todo... una levantá al cielo!!!

Clarence Crane dijo...

guapa guapa guaaaaapa

Lía Vega Erao dijo...

¡ jajajajajaja !