viernes, 3 de octubre de 2008

Cosas que pasan

Termina por fin esta maldita semana. El viernes se abre ante mí con la esperanza de un fin de semana, siempre corto, en el que espero desconectar de una serie de historias que me han comido la cabeza durante cinco días y que ayer me llevaron a explotar. En el padre de este jardín ya escribí que me sentía como un novillero al que al darle la gran oportunidad, después de sortear con dignidad festejos menores, no sabe cómo situarse ante un toro que le da revolcón tras revolcón, a la espera de la cornada mortal. Como José Tomás, torero y absurdamente suicida, me levantaba hasta que ayer la herida me llévó a la enfermería.



Y como no hay mal que cien años dure ni cuerpo que lo resista, mi cuerpo dijo basta y terminé derrumbado ante un problema no superado. Qué le vamos hacer. Las cosas hay que tomarlas como vienen y el madurar o crecer lleva consigo el tener que pasar forzosamente experiencias de lo más incómodas que ayudan a crecer. Al menos eso dicen los que saben de esas cosas y, sin duda, lo diría Alfa.


Tarde o temprano debía pasar algo así y, seguro, debí estar más preparado. El caso es que, insisto, llega un fin de semana en el que me pienso comer el tiempo, la vida, para llegar el lunes con la sensación de que todo fue un maldito sueño.


Hoy me hubiera gustado escribir sobre algo que os hubiera interesado más y que levantara áridos debates. Pero simplemente quería compartir con vosotros lo que, sin duda ha sido una mala, muy mala semana.

Un saludo desde mi jardín.
Bomarzo en terapia.

6 comentarios:

Alfa79 dijo...

Estimado Juanjo: me dejas con el corazón en un puño.

Has tenido una mala semana ¡ o quizás, diferente, distinta ?

Y ya que me haces referencia (lo cual te agradezco), pues no quiero dar ni exponer mis experiencias personales para ser reconocido (yo estoy aquí sólo para aprender ¡ y cuanto aprendo !), pero recordaré la penúltima frase que puso Patón en su blog:

"Sólo se aprende de los fracasos, de los errores y de los malos momentos. Los triunfos son ... tan efímeros" (añado parte de mi cosecha).

Por cierto amigo, hoy hace un año que empecé a comentar en bloguilandia, y tú fuiste el primero en recibir mis palabras. Gracias.

Sabes que hoy puede ser un día diferente. Quizás ya lo sea.

Salud y un abrazo republicano.

Alfa79

Nefer dijo...

Bueno Bomarzo, al final has salío vivo y seguramente esto te servirá de experiencia para la próxima vez, así que el mal rato de la semana no ha sido en vano; ánimo y a por otro toro que tu lo vales.

Y este finde aprovecha para descansar, desconectar y cargar pilas.

Besillos

Anónimo dijo...

Bueno, una mala década la tiene cualquiera. Espero que el ánimo vaya hacia arriba.
Un abrazo,
Rigoletto

Sielitolindo dijo...

Bo, qué semanita ¿verdad? debe haber luna llena o algo así... Oye, palante y aunque suene a canción de OT ¡Juntos podemos!

Venga, ánimo, que mañana toca comerse el mundo...

Un besote

Vane

Juan Antonio dijo...

Querido amigo, no había leído esta entrada hasta hoy. Sólo te digo que tú puedes. Lo sé de buena tinta. Y si te hace falta apoyarte en alguien, no será por amigos.

Ánimo y un abrazo apretujao.

juan luis dijo...

Amigo Juanjo. Te sigo desde nuestro viaje a Ginebra y, después de sorprenderme tras tu ingreso en Cruz Roja, más lo hago cada día toda vez sé que transmitirás a tus fieles mucho de lo que comprende la aventura diaria de aquella de la que desde aquel inolvidable viaje nos sentimos todos un poco más unidos. Ánimo tras la que calificabas como una mala semana. Dice un dicho muy gallego que "nunca choveu que non escampase". Pues eso... Un saludo desde Ourense.