viernes, 24 de octubre de 2008

Fuego en un cajero

Tres chavales salen a dar una vuelta por su ciudad. Seguro que se fuman algún cigarro, beben algo, se ríen. Pasean exhibiéndose como pavos reales para que alguna chica se fije en ellos. Se empujan. Se abrazan. Siguen al dedillo todo el ritual del cortejo, de demarcarción del terreno que dicta la naturaleza. Sus papis les dan todo lo que piden. No les falta un billete de 20 euros en la cartera. Hasta ahí, todo normal. Es lo que harían, es lo que hacen muchos adolescentes.

Sin embargo, estos tres chavales pasan cerca de un cajero y ven a una indigente durmiendo en él. Se acercan. Abren la puerta. "¡Uf. Qué mal huele, coño!" Dice uno de ellos. "A que no hay huevos de despertarla y echarla de aquí", dice otro.


A partir de ese momento desmuestran su varonía, su masculinidad, sus cojones a fin de cuentas, tirando cosas a una mujer cuyo único delito es vivir en la calle, cuya suerte, muy mala, es cruzarse con estos chicos, en apariencia normales y cuyos padres disculparán al enterarse de lo sucedido.

Como de lo que se trata es de cojones, la escalada de insultos, de agresiones, de humillaciones va subiendo en función de lo alto que deja el listón el anterior insulto, la anterior agresión. Así hasta que uno de ellos, el más tío, el más gracioso, el más valiente, el más hombre, decide por su cuenta y riesgo asustarla de verdad, como lo hacen los hombres sin miedo y se acerca con un poco de fuego. La cosa se descontrola. El resultado ya se sabe. La mujer, muerta.


Hoy, durante el juicio, dos de esos tres chavales tan valientes, tan educados, tan arrepenidos culpan al único que es menor de edad de todo lo ocurrido, tachando a todos los que hemos visto las imágenes de idiotas. Hoy, esos chavales tan arrepentidos llaman señora a la "guarra vagabunda" que olía tanta peste la noche de su muerte. Hoy, esos chavales tan educados le dan diginidad cuando Rosario ya está muerta porque ellos la mataron. Hoy, piden perdón, como si eso les pudiera servir para borrar de sus conciencias un hecho que evidencia la brutal carencia de valores que tienen los jóvenes de nuestros días, para los que todo vale, los mismos que consiguen todo cuanto desean, aunque sea matar a una persona.

Un saludo desde mi jardín.
Bomarzo

10 comentarios:

Anónimo dijo...

No los envidio. Debe ser terrible cargar la conciencia con una muerte abusrda e innecesaria por el resto de sus vidas.
Pero esos padres... qué m,al lo tienen que estar pasando.
Rigoletto

Sielitolindo dijo...

Rigo, no te engañes, esos padres son los culpables morales... Te aseguro que en mi familia jamás sucederá algo así... En mi casa cada uno es de su padre y de su madre, con distintas conciencias e ideales y hasta colores políticos, pero mi abuela se encargó de enseñarnos que todo se hace desde el más absoluto respeto hacia los demás, desde un perro de la calle hasta el Papa...

Esos padres tan sólo lo estarán pasando mal por las molestias ocasionadas con el juicio ¿cuántos partidos de paddle se habrá perdido el padre? ¿cuántas horas de peluquería la madre? Con lo bien que estaba su hijo de pequeño tantas horas sin protestar delante de la tele o jugando a ser juez y verdugo con la playstation...

Salud y Cariño

Vane

Bomarzo dijo...

Complejo el drama en el que estos niñatos han metido a sus familias.

Natalia Pastor dijo...

Es terrible ver que clases de monstruos sicópatas es capaz de producir una sociedad cada vez más enferma y podrida hasta el tuétano, que ha perdido el respeto por la vida y los semejantes.
Se empieza por el aborto, se sigue por la eutanasia de ancianos indefensos y se acaba quemando viva a Rosario Endrinal.
Por que no nos engañemos;se trata de esto.
Del desprecio absoluto al sagrado concepto de la vida.
La absoluta deshumanización.

Bomarzo dijo...

Natalia, desde mi punto de vista Rosario, aborto y eutanasia son elementos que no casan. Hablas de eutanasia de ancianos indefensos. Olvidas el testamento vital, olvidas que se solicita, olvidas que se requiere la autorización familiar.
Y en cuianto al aborto, todo depende qué entiendes por vida y dónde se determina que empieza la vida.
Lo de estos chavales es un problema educaional, de pérdida de referentes. Mi enfoque es otro.
Gracias por participar.

risquett dijo...

Pues yo coincido con Natalia.
No es simplemente un problema educacional de esos chicos por parte de sus padres.
Si se desprecia la vida del nonato, o se elimina a los ancianos molestos sin el consentimiento de sus familias(con sedaciones como hacia el Dr(?) Montes),estamos abocados a episodios como el de la señora Endrinal.
Esos jovenes no la veían como un ser humano, la veían como algo "subhumano",(o sea,sin derecho a la vida).
Y eso es precisamente el nexo de unión entre lo que expone Natalia, con lo que ya vivimos en el nazismo;la eliminación de aquel no considerado apto,la eliminación del subhumano.
En tiempos del III Reich,el aborto estaba permitido en Alemania.
Se aplicaba la eutanasia a enfermos,niños con sindrome de down y enfermos mentales.
El siguiente paso fueron los judios,los gitanos y homosexuales.
Los considerados "subhumanos".
Puede disfrazarlo como quiera,Bomarzo, pero es así.
(Incluso al Duque de Orsini lo hubiese eliminado por su joroba. Piénselo.)

Bomarzo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Bomarzo dijo...

Risquett, bienvenido. El Duque de Orsini era de los que eliminaban. Un matiz importante.
Llevar el tema de Rosario, unido con el aborto y la eutanasia, hasta el nazismo es un bucle de difícil encaje.
Por cierto, cuando hablas del doctor Montes te refieres al mismo a quien no se le ha podido acusar de nada, no?
Insisto en mi argumento:

1.- El problema es educacional, pero de la que dan los padres, bueno, la que deberían dar, no los colegios, que llegan hasta donde llegan.

2.- Aborto y eutanasia no tiene nada que ver con esto. Los jóvenes no valoran la vida, como no valoran nada. Están acostumbrados a tenerlo todo sin esfuerzo.

Muchas gracias por participar.

Nefer dijo...

Estoy con Bomarzo, es un problema educacional, y con Rigo, los padres serán los que carguen con el delito de sus hijos.
Lo que más indignante me parece es que estos "niñatos" traten de justificarse diciendo que no pretendían hacerle daño cuando se ve claramente que actuaron con premeditada alevosía, y que reclamen justicia porque según ellos "se les fue de las manos"... verguenza ajena me da...

Saludos.

Carrasqueño dijo...

Si, Bomarzo, es un problema educacional y no sólo de los niños sino de toda la sociedad. Pasamos de demasiadas cosas y cuando tascamos el freno es porque ha ocurrido una desgracia.
Lo de estos jóvenes es un asesinato con alevosía.
El aborto y la eutanasia, estoy contigo, tienen otro tratamiento. Creo.