lunes, 13 de octubre de 2008

Justicia indignada


Los juzgados se paran. Uno de los tres poderes del Estado está indignado por la intervención ejecutiva en el caso de la niña Mariluz. El resto de los ciudadanos debemos aguantar estoicamente que una pequeña muera, simplemente porque el sistema falla. El resto de los ciudadanos debemos callar y asumir que la Justicia no funciona sin tacha, sin merma alguna de esos seres que están por encima del bien y del mal que son los jueces.

Podemos discutir sobre la idoneidad o no del castigo que ha recibido la secretaria del juzgado encargado de ejecutar la sentencia, cuyo error permitió que el presunto asesino estuviera en la calle; podemos discutir o no sobre la pantomima del Consejo General del Poder Judicial y lo que verdaderamente le importa, un error que provoca de forma directa una muerte, o la falta de higiene de un juez; podemos discutir o no si la sanción recibida por el juez Tirado está bien o es, simplemente indignante; podemos discutir sobre si la sanción del Ministerio a la secretaria es un paño caliente que pretende tapar los errores del sistema.

Discutamos sobre lo que queramos, pero hagámoslo también sobre el talante, la formación y la catadura de algunos jueces que tienen la responsabilidad de administrar justicia, sobre los que cae la administración de nuestra libertad y permítase también que puedan ser objeto de crítica, de sanción pues, aunque ellos mismos no sean conscientes, su humanidad les conduce inevitablemente a cometer errores. Lo que pasa es que sus errores son muy jodidos y una niña puede morir. Hoy la Justicia suspende su actividad. Se siente dolida. Y los demás, ¿qué podemos hacer cuando sus fallos nos hacen daño?

Un saludo desde mi jardín.
Bomarzo

9 comentarios:

Lía Vega Erao dijo...

Después de toda la información de programas de TV como uno de cuatro, que no recuerdo el nombre, en el que se refería a eso mismo, la falta de personal, la falta de informatización y papeles, papeles y papeles que se vuelan... deja mucho que desear... No se me olvida la idea que un juez de Granada tuvo y practica: apunta en una libreta a todos los condenados con sus fechas de entrada a la carcel y de salida, lista que revisa diariamente (esto salió a coalición cuando un preso de granada estuvo 14 meses en la carcel sin tener que estar)... que no me enrollo, pero más inversión en justicia y menos en gilipolleces de desfiles militares...

Bomarzo dijo...

Bueno, es una buena forma de verlo, Lía.

Alberto Bueno dijo...

Llevo dos semanas de clase y ya he aprendido que cuando decimos "No hay derecho" lo decimos porque, precisamente, sí hay Derecho. Hay que joderse...

Un saludo

Sielitolindo dijo...

Esta cosa que tenemos que algunos llaman irónicamente "justicia" ha demostrado dejar mucho que desear por todos lados...

Esta "justicia" no mide a los ciudadanos de la misma forma, ahí están los casos de corrupción de ayuntamientos, los delitos urbanísticos de los que hablábamos la semana pasada, ese secretario del rey que fue a la cárcel por delitos de la expo 92 con los que el rey se hizo rico, ese Farruquito que mató a mi amigo Benjamín...

¿Eso es justicia?

Puf!!

Salud y Cariño

Vane

Jesús Lens dijo...

Es la peor herencia del pasado: un corporativismo elitista que hiede y que tira para atrás. Una vergüenza.

Bomarzo dijo...

Cuánto se parece el corporativismo médico y el judicial. Lamentable. Sin duda.
Sielito, vivimo en el país del Dioni, del Lute, de Rodríguez Menéndez: se sacraliza al delincuente.

Clarence Crane dijo...

De verdad Bo que a veces cuando me doy cuenta de la realidad en la que vivo, siento pánico. He leído la noticia sobre las sentencias. ¿En manos de quién estamos?

Bomarzo dijo...

Casi es mejor no saber nada.

Lía Vega Erao dijo...

La ignorancia es la felicidad del pueblo... dijo algún político y he de reconocer que se puede aplicar a todos los ámbitos de la vida...