viernes, 10 de octubre de 2008

Sam se hartó de que se la tocaran

Escribir desde el rencor, desde la herida mal curada, incluso desde el odio, está contravenido por cualquier médico que se precie de serlo. Produce cangrena en la palabra y pudre el entorno del texto. Consecuencia: sólo queda la cisterna para albergar un pensamiento que huele mal.

Si al gremio periodístico le va como le va es porque es incapaz de hacer algo a una. Se le da muy bien el navajeo, la puñalada trapera, la zancadilla, el quítate tú que me pongo yo, el jódete porque ya sabes lo que sufrí, en lugar de toma mi mano y luchemos juntos. Al margen de gremial, es muy granadino.

La blogosfera se ha hecho eco, lógicamente, de las intenciones que tiene el ayuntamiento de mi ciudad -Granada- de comprar un canal de televisión local -TeleIdeal- en el que pasé mis dos últimos años de carrera profesional. Allí jamás nadie me dijo cómo y qué tenía que decir. La noticia de las negociaciones, como es obvio, levanta comentarios de toda índole. Los hay que están a favor. Los hay que están en contra y los hay que pudren su entorno con zafios comentarios que, en lugar de quedarse en la crítica empresarial, conducen su mala bilis a desacreditar a unos profesionales que viven con inquietud, con mucha inquietud su futuro. Son gente mediocre, incapaz de sacar la cabeza de su cisterna particular, donde bufonean a modo de terapia para evacuar mala leche.

Acusan de agradecimientos, de falta de profesionalidad. Imagino que saben perfectamente de lo que hablan. Ya se sabe que el ladrón... Quizás porque los hay que la única opinión que crean en la ciudad se queda en la mera pronunciación de un nombre. Pero yerran el tiro dirigido hacia un colectivo de trabajadores que lo único que han hecho es, al igual que sus defendidos, dejarse tiempo, vida, ganas e ilusión en sacar un proyecto adelante, con la mejor de sus intenciones y, casi siempre, el peor de los pagos.


Si se hacían saraos, procesiones y oficios en directo es porque se podía, que no sé si otros podrán decir lo mismo y, bueno, sin decir que unos son mejores que otros, eso se queda para sabios sanedrines de cisternas y opiniones escatológicas, ahí se está lo hecho y cómo se ha hecho. Para otros se queda eso de ser como los documentales de la 2, los que todo el mundo dice ver y luego no ve ni perri. Uy, perdón. Se me escapó. No pasa nada. Ahora tiro de la cisterna y se va el comentario.

Un saludo desde mi jardín.
Bomarzo desde lo personal.

Pd.- Para que se vea hasta dónde se puede llegar porque lo que se compra es lo de mi vecino y no lo mío, pinchar aquí, hoy tendrá 10 ó 15 visitas... más.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues sí, parece que es está negociando. No les basta con Popular, y quieren una cadena ya consolidada. Lo que te has quitado de endima.
Y como ahora dices, lloverán tortazos para algunos y pienso que hasta despidos para los que han sido críticos.
Muy justo todo.
Rigoletto

Jesús Lens dijo...

Una pena, que se mezclen churras con merinas. Quizá al Ayto le interesa precisamente Teleideal porque es la más consolidada y profesional de las cadenas locales... En cualquier caso, los profesionales son eso. Profesionales. Y siempre harán su trabajo lo mejor posible.

Anónimo dijo...

Para esto sí hay dinero y para otras tantas cuestiones no?

Claro

Rafael dijo...

Qué te voy a contar amigo. Se mezcla todo. El pleno municipal decide por unanimidad que el ayuntamiento pelee por una licencia municipal digital. el gobierno municipal sondea cuánto cuesta arrancar un canal nuevo adaptado a TDT y valora la posibilidad de adquirir una que está preparada para el mundo digital, y que le saldrá más barato que empezar de cero. Pero claro, a los demás les da envidia y empiezan a patalear, con el apoyo de una oposición que habla sin conocimiento, lo cual demuestra que otras veces incurrirán en los mismos errores. Luego vendrá la cuestión de los trabajadores del medio. Si serán contratados o tendrán que someterse a pruebas en igualdad con otros candidatos. Pero, en principio, lo que pretende el ayuntamiento es la estructura técnica. O lo mismo, como dice Manuel Morales, con el plató del IMFE se puede hacer una tele. Ay, ciudad.

Sielitolindo dijo...

Bo, esto huele muy mal lo cojas por donde lo cojas y sin que sirva de precedente, estoy de acuerdo con todos, hasta con mi citado compañero Manuel Morales...

Pero a estas alturas lo que más me preocupa es la situación de los trabajadores y después de eso, el flaco favor que eso supone para el periodismo de cara a la ciudadanía y a los propios periodistas...

Desde luego entre mafias, corrupciones, especuladores y otras yerbas, a veces me pregunto, cómo hemos llegado a tener los ayuntamientos que tenemos...

Salud y Cariño

Vane

Alberto Bueno dijo...

Desconocía totalmente la intención del ayuntamiento de querer comprar Teleideal. Pienso, y con este explico toda mi postura, que me opongo totalmente a la existencia de medios públicos, pues no sirven para otra sino que para convertirse en medios al servicio del poder de turno. Es así; y ante esto, los profesionales, por muy profesionales que sean, no tienen más que acatar... porque antes que la información está el llevar un plato caliente a la mesa.

Un saludo

Clarence Crane dijo...

Hermano, gracias por tu aliento.
Yo soy un profesional y hasta donde alcancen mis aptitudes haré siempre el mejor trabajo. Señor Muñoz, ¿qué es usted?

Dawson dijo...

Coincidí muy poco tiempo con Luis Muñoz en IDEAL, pero lo cierto es que aprendí bastante. Lo que no me enseñó entonces fue la mala baba que sueltan los colmillos retorcidos. Desde que salieron a la calle Granada Hoy y La Opinión, nunca entendí la sed de venganza de algunos ex trabajadores de IDEAL (no todos, por supuesto) que se enrolaron en esos proyectos.
Ante esos 'ataques', IDEAL y su gente siempre ha reaccionado con elegante indiferencia. Y digo yo, ¿de qué les ha servido?
No entiendo esas actitudes, que sólo reflejan una realidad: mediocridad personal.
Luis Muñoz ha escrito artículos en su water con sobresaliente maestría, pero cuando le ha podido el rencor, su mierda ha salido a flote como la de todos los demás.
Y sigo preguntado, ¿de qué las ha servido? ¿Para salir por la puerta de atrás como algunos o para que el mundo tenga menos árboles por tener en la calle un papel que se podía colgar junto a la cisterna?
En fin, que de la moralidad de montar un medio para especular con edificios históricos y no tan históricos de la ciudad, hablaremos otro día.

Dawson dijo...

Por cierto, lo del papel para colgar junto a la cisterna lo digo por artículos como ése o interrogantes ya pasado al olvido, no por el trabajo de la gran cantidad de buenos compañeros que trabajan en esos medios.
Otra cosa: para razones, el tiempo, solía escribir mi admirado Cambril en sus columnas.