viernes, 17 de octubre de 2008

Música a la orilla izquierda de la vida

Mis anticuerpos y yo nos vamos de fin de semana. La música que os dejo para estos días tiene un claro marchamo ideológico y social. Por eso quiero dedicarles estas coplas a Sielito y a Rigoletto. Por eso y porque me apetece. Va por ellos.

Esta semana perpetré un poema llamado "Niño Patera". Quise tomar como referencia, espero que se me disculpe, el poema de Hernández "Niño Yuntero", pues sigue habiendo personas destinadas a morir de miseria y, quizás, las yuntas de ayer son las pateras de hoy. Nuestro mundo no termina de mejorar. Sólo hacemos crecer nuestro entorno y en cuanto tocamos el oro olvidamos en seguida el hambre que tuvimos y el hambre que otros tienen hoy. El de Orihuela lo reflejó como pocos. Serrat lo cantó como nadie. Eso sí fue un poema.



La segunda de las canciones vien a confirmar, más o menos, lo que he comentado antes. La belleza, de Aute, habla de lo olvidado mientras conseguimos nuestras metas. Se trata de una canción con un perfecto acomodo en la actualidad.



En fin, esta semana ha sido muy importante para mí en cuanto al compromiso ideológico, en lo de mojarse, en lo de situarse en vanguardia de la lucha. Esta semana he dado un paso firme, sopesado, muy meditado, pero que me ha hecho feliz. Quizás por ello estas canciones. Es necesario no olvidar nunca que este mundo siempre permite trabajo para mejorarlo.


Un saludo desde mi jardín.
Bomarzo social

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias, compae, y gracias también por tu compromiso. Sé que te metes en un partido que para muchos no es ni chicha ni limoná. Pero es un gran partido lleno de historia y grandeza.
Rigoletto

Juan Antonio dijo...

Qué hermosura de Serrat y Miguel Hernández, querido Bo. Y Aute. Me encanta esta entrada. Me encanta verte "social".

Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Creí que había dejado un comentario pero se ve que no. Preciosa entrada, como dice Juan Antonio, y preciosa música.

Claro

Lía Vega Erao dijo...

Bo... felicidades...

Bomarzo dijo...

Gracias, Rigo.
Juan Antonio, viniendo de ti es todo un halago.
Un besote, Claro.
Gracias, Lía.