jueves, 16 de octubre de 2008

Niño Patera

Carne de yugo, ha nacido
más humillado que bello,
con el cuello perseguido
por el yugo para el cuello.
(
Niño yuntero. Miguel Hernández)


Porque cero en el compromiso social. Porque creo que debemos gritar. Porque creo que debemos usar las armas que tenemos para que nuestra voz no sólo sea un amontone de palabras. Porque creo que hay que decir basta. Porque es obsceno que los ricos pidan ayuda y sigan muriendo de hambre los niños que han nacido en la orilla equivocada. Porque no es justo el mundo que tenemos. Porque es miserable que nazcan niños cuyo destino sea morir en una patera.

Aún no te contemplan dos lunas llenas
y tu rostro se confunde con la madera,
vieja, parasitada, de quilla gastada
de la patera que es tu casa.
Naciste tan pobre como el hambre,
con el hambre por niñera
y ya tu piel despedía olor a sal, arena y yodo.
Con la travesía pintada en tus manos
ya sin esperanza, recién nacido y casi recién muerto.
En las raíces mismas de tu vida
se contemplan los sueños, los anhelos
contraídos con engaños de un Dorado imaginario.
Naciste patera misma en la que tus padres
construyeron paraísos con cimientos de papel
que se mojan con las olas de levante,
martillos de miseria que golpean tu vientre.
Sin dientes con los que morder la rabia que ya tienes,
la mala suerte se ceba en tu desgracia
embarcada sin destino, sin rumbo, a la deriva
de los que miran al horizonte
sobre los muertos que descansan
vomitados por las aguas que fueron tu única casa.
Naciste pobre, pobre niño,
naciste en la orilla equivocada,
naciste en el trastero de un mundo
a quien no le importó dejarte morir en el agua.
Aún no te contemplan dos lunas llenas
y en mis ojos escuece el salitre de tu mirada.
Mirada de niño patera,
mirada muerta de niño sin esperanza.

Un saludo desde mi jardín.
Bomarzo.

6 comentarios:

Jesús Lens dijo...

Ufffff !!!!!!!! Esto lo tengo que leer más despacio. Pero, para empezar... enhorabuena. Me ha pegado pellizco.

Bomarzo dijo...

Gracias... NO sé. Tengo mis dudas. Volvemos a coincidir, amigo.

Anónimo dijo...

Glups, qué nudo se me ha quedado en la garganta... Es un poema tristemente maravilloso. A Miguel Hernández le habría gustado, seguro. Voy a imprimirlo y lo vuelvo a leer. Enhorabuena.

Claro

SGCI. dijo...

Tremendo.

Nefer dijo...

Precioso y doliente a la vez. Te deja el nudillo y pensando...

Juan Antonio dijo...

Esta entrada se me había pasado, Bomarzo. Impresionante. Para pararse un rato a pensar en la crueldad de este mundo, de un mundo que no nos ha tocado, sino que es el que hacemos todos con nuestras manos, con nuestra indiferencia, con nuestras buenas intenciones.

Un abrazo.