jueves, 9 de octubre de 2008

Sólo acerté a ver tus ojos

Hacía algún tiempo que no dejaba por aquí un puñaíco de versos, una jarra de pensamientos, un vaso de palabras frescas. Imaginaos que véis unos ojos. Sólo unos ojos. Y esos ojos os miran. Un segundo. Un instante. Yo imaginé que eso pasó. Después salió esto.

Sólo acerté a ver tus ojos.
Miraban en color oscuro.
Querían confundir al tiempo,
al espacio, al aire, a lo básico,
a la esencia misma de cada palabra
presa contra el cielo de mi boca.

Sólo acerté a ver tus ojos,
y pude imaginar tus manos, tus labios,
tu piel, tus besos,
incluso el color de la ropa
con la que no sé si te vestías.

Sólo acerté a ver tus ojos
Y fue como si el perfume que no sé si usas
atrapara entre sus brazos
un camino de tiempo inabarcable,
dos puntos en el espacio con la meta de unirse
en un desenlace eterno, efímero, inconsciente…
Sólo mío. Sólo soñado.

Y eso que sólo acerté a ver tus ojos.
.

6 comentarios:

Nefer dijo...

"La belleza de una persona brota de sus ojos"... precioso Bomarzo.

Saludos

Jesús Lens dijo...

¡Como me gusta cuando te pones introspectivo!

Lía Vega Erao dijo...

Uffff.... ays tocar... y mirar... Bo... sensual.

Sielitolindo dijo...

Bo ¡qué me gusta cuando te pones poeta! más, más...!!!

Oye ¿cómo va lo de internet en casa? no nos abandonarás también este finde, no????

Un besote

Vane

Bomarzo dijo...

Gracias, muchas gracias.
Sielito, sigo sin Internet.
Besotes a todos.

Anónimo dijo...

¿Cómo se me había pasado este estupendo post?

Precioso. Que eres un gran poeta, que te lo digo yo.

A los que nos gusta leer, los ojos son una de las mejores ediciones que podemos encontrar.

Claro